domingo, 29 de mayo de 2011

Propiedad ajena: David Lynch, cineasta

" Prácticamente todo depende de la historia. Si sigues el camino que marca la historia, la estructura acaba emergiendo por sí sola ".

viernes, 27 de mayo de 2011

¡ ALARMA ! de Salvador Gallardo

       Los árboles amarillos
       boycotean las avenidas

       Las banderas negras de las fábricas
       sobre la ira roja de las calderas

cañones antiaéreos
con granadas de estrellas

y esa luna derretida
que acidula de azul los horizontes

Por las calles paroxistas
la alarma riega su horror

       ¡ Dios mío ! la angustia estrangula
       todas las gargantas

       y en esa laminé satánica
       la epilepsis de los edificios

La lujuria arrastra por mis venas
todo un rosario de brasas

Y el chorro brusco de tus palabras
es un flagelo sádico

jueves, 26 de mayo de 2011

No Shits: "Dear Prudence" The Beatles

Para mí es la canción más cinematográfica que tienen. Grabada dentro de ese compendio de musica universal llamado The Beatles y conocido por todos como "Albúm Blanco" la canción por sí sola coloca imágenes en la cabeza del escucha. Lo acabo de sentir hace cuatro minutos. ¿Cómo fué que lo hicieron hace cuarenta años, cuando el audio era tan artesanal? Me fascina ese vértigo que se va creando mientras este monumento musical se desarrolla. Escuché a un poeta renombrado, de cabellos largos e ideas cortas preguntarse qué se sentiría el día siguiente de realizar una obra genial. No podría afirmarlo, pero imagino que después de grabarla, el creador de esta pieza debió de reir carcajadas grandes y sonoras. Y tuvo un motivo genuino, si es que lo hizo. A partir de la dedicatoria a Prudence Farrow, y su negativa a salir por estar dedicada con esmero a la meditación, Lennon narra al mismo tiempo como alguien puede irse desprendiendo de sí mismo, y sólo "salir a jugar" y ver el cielo azul. A poco no tenía razón en decir que eran más grandes que Jesucristo. 


miércoles, 25 de mayo de 2011

lunes, 23 de mayo de 2011

PÁRPADOS CALIENTES de Virginia M.T. (Rain)

Sentir la quemazón en los párpados, mientras la madrugada discurre y escribo en twitter: rosevinge, acá gritamos por dentro. batería nocturna.

Va a aparecer Vincent D`Onofrio, después del crimen, law & order. La ola de la series televisivas que funcionan como vías epistolares en la cabeza, una constante movilización. Pensar mails que no enviarás, mails que en todo caso, te los estás enviando. El destinatario eres tú, en plena tocada de discos, de ventanas abiertas en la pantalla, de frío, de ganas de ir a un bar, porque no pisas alguno hace meses y no hay explicaciones sino un largo camino, una forma extraña de cansancio. Desear mirar el mundo desde la barra de un bar, con un pisco sour helado y el monumental noise que se concentra en el bar como una invitación  a beberse la ciudad, allí sin más charm que la erótica ruidista y la conversación. Si también hay esa sensación de párpados quemados, no importa. Al final, el bar y el cuerpo se complementan y alguien te dirá: hey, qué bonita madrugada, el bar es nuestro.

Tomado del blog Film x http://postdrunk.blogspot.com/ , creado desde " la ciudad de la niebla y el bárbaro mood " por la entrañable Rain.
Este texto es uno de sus maravillosos posts, redactado el 18.05.2011

sábado, 21 de mayo de 2011

Falsarios

Creamos otro lenguaje cuando el que tenemos no sirve para comunicar lo que queremos comunicar.

Y EL AVE DIJO: NUNCA MÁS de Jaime Garza Guerra

Me dijo que le gustaba Siouxie and the banshees. Apuré dos tragos de tequila y dije: voy al baño, pide cualquier cosa. No me volví, pero la apuesta es que estaba ahí sentada, pensando en agujeros negros y cómo colgarse no al cuello. Caminé directo a una puerta que tenía encima un letrero enorme que decía "salida". La dejé ahí, en el centro de su tornado de melancolía, encaje negro y botas militares. Antes de lo de Siouxie and the banshees dijo que le recordaba a Brandon Lee, "salió en una película de Allan Poe". Revolvió la bebida con el popote y sonrió como si acabara de dar en el centro de un juego de dardos.

   Afuera, una corriente de aire agitaba sobre mi espalda el rompevientos, igual que las alas de un pájaro desorientado bajo la tormenta.

   And the bird says: never more- pensé.

Tomado de La difícil brevedad, selección minicuentos 2004-2005, Cuadernos del CRIPIL 2006.
Segundo lugar en el certamen minicuentos 2004.

martes, 17 de mayo de 2011

LITERATURA de Julio Torri

El novelista, en mangas de camisa, metió en la máquina de escribir una hoja de papel, la numeró, y se dispuso a relatar un abordaje de piratas. No conocía el mar y sin embargo iba a pintar los mares del sur, turbulentos y misteriosos; no había tratado en su vida más que a empleados sin prestigio romántico y a vecinos pacíficos y oscuros, pero tenía que decir ahora cómo son los piratas; oía gorjear a los jilgueros de su mujer, y poblaba en esos instantes de albatros y grandes aves marinas los cielos sombríos y empavorecedores.

La lucha que sostenía con editores rapaces y con un público indiferente se le antojó el abordaje; la miseria que amenazaba su hogar, el mar bravío. Y al describir las olas en que se mecían cadáveres y mástiles rotos, el mísero escritor pensó en su vida sin triunfo, gobernada por fuerzas sordas y fatales, y a pesar de todo fascinante, mágica, sobrenatural.

Tomado de De Fusilamientos y otras narraciones, Fondo de Cultura Económica, Lecturas Mexicanas 17, 1984.
Este relato forma del texto Meditaciones Críticas en la obra citada.

Historias del Dodo por: Malcolm de Chazal

" A causa de la curvatura del espacio, todas las cosas se juntan en sus prolongaciones. El más allá es infinito porque allá el espacio, en lugar de ser curvo, es cíclico: como el tiempo de aquí. Y el tiempo en el más allá es una irradiación en todos los sentidos, en lugar de ser un ovillo que se desenrolla en direcciones determinadas: una pulsación de vida en lugar de una medida de usura. "

lunes, 16 de mayo de 2011

A UN NIÑO EN UN ÁRBOL de Jorge Teillier

Eres el único habitante

de una isla que sólo tú conoces,

rodeada del oleaje del viento

y del silencio rozado apenas

por las alas de una lechuza.



Ves un arado roto

y una trilladora cuyo esqueleto

permite un último relumbre del sol.

Ves al verano convertido en un espantapájaros

cuyas pesadillas angustian los sembrados.

Ves la acequia en cuyo fondo tu amigo desaparecido

toma el barco de papel que echaste a navegar.

Ves al pueblo y los campos extendidos

como las páginas del silabario

donde un día sabrás que leíste la historia de la felicidad.



El almacenero sale a cerrar los postigos.

Las hijas del granjero encierran las gallinas.

Ojos de extraños peces

miran amenazantes desde el cielo.

Hay que volver a tierra.

Tu perro viene a saltos a encontrarte.

Tu isla se hunde en el mar de la noche.

domingo, 15 de mayo de 2011

Falsarios

No me gusta ver las correciones que hago sobre lo que escribo. Mejor, arranco la hoja, y vuelvo a escribir todo sin enmiendas o tachaduras. Es mi complejo de inferioridad el que me motiva a hacerlo. Me siento menos capaz que otros si no dejo un texto limpio.

Untitled de Atsushi Fukui

Propiedad ajena: Franz Kafka, escritor (1883-1924)

" El arte aletea alrededor de la verdad, pero con el propósito decidido de no quemarse. Su capacidad consiste en encontrar en el oscuro vacío el rayo de luz que pueda captarse plenamente, en un lugar donde no había podido percibirse antes. "

viernes, 6 de mayo de 2011

Falsarios

La mejor terapia sería en donde, como si fuera un videojuego, pudieras enfrentarte a ti mismo en un combate a muerte. Funcionaría en muchos niveles, pero principalmente otorgaría distancia para observar mejor los problemas y manejarlos satisfactoriamente.

martes, 3 de mayo de 2011

SOLILOQUIO DEL INDIVIDUO de Nicanor Parra

Yo soy el Individuo.

Primero viví en una roca

(Allí grabé algunas figuras).

Luego busqué un lugar más apropiado.

Yo soy el Individuo.

Primero tuve que procurarme alimentos,

Buscar peces, pájaros, buscar leña

(Ya me preocuparía de los demás asuntos).

Hacer una fogata,

Leña, leña, dónde encontrar un poco de leña,

Algo de leña para hacer una fogata,

Yo soy el Individuo.

Al mismo tiempo me pregunté,

Fui a un abismo lleno de aire;

Me respondió una voz:

Yo soy el Individuo.

Después traté de cambiarme a otra roca,

Allí también grabé figuras,

Grabé un río, búfalos,

Grabé una serpiente

Yo soy el Individuo.

Pero no. Me aburrí de las cosas que hacía,

El fuego me molestaba,

Quería ver más,

Yo soy el Individuo.

Bajé a un valle regado por un río,

Allí encontré lo que necesitaba,

Encontré un pueblo salvaje,

Una tribu,

Yo soy el Individuo.

Vi que allí se hacían algunas cosas,

Figuras grababan en las rocas,

Hacían fuego, ¡también hacían fuego!

Yo soy el Individuo.

Me preguntaron que de dónde venía.

Contesté que sí, que no tenía planes determinados,

Contesté que no, que de allí en adelante.

Bien.

Tomé entonces un trozo de piedra que encontré en un río

Y empecé a trabajar con ella,

Empecé a pulirla,

De ella hice una parte de mi propia vida.

Pero esto es demasiado largo.

Corté unos árboles para navegar,

Buscaba peces,

Buscaba diferentes cosas,

(Yo soy el Individuo).

Hasta que me empecé a aburrir nuevamente.

Las tempestades aburren,

Los truenos, los relámpagos,

Yo soy el Individuo.

Bien. Me puse a pensar un poco,

Preguntas estúpidas se me venían a la cabeza.

Falsos problemas.

Entonces empecé a vagar por unos bosques.

Llegué a un árbol y a otro árbol;

Llegué a una fuente,

A una fosa en que se veían alguans ratas:

Aquí vengo yo, dije entonces,

¿Habéis visto por aquí una tribu,

Un pueblo salvaje que hace fuego?

De este modo me desplacé hacia el oeste

Acompañado por otros seres,

O más bien solo.

Para ver hay que creer, me decían,

Yo soy el Individuo.

Formas veía en la obscuridad,

Nubes tal vez,

Tal vez veía nubes, veía relámpagos,

A todo esto habían pasado ya varios días,

Yo me sentía morir;

Inventé unas máquinas,

Construí relojes,

Armas, vehículos,

Yo soy el Individuo.

Apenas tenía tiempo para enterrar a mis muertos,

Apenas tenía tiempo para sembrar,

Yo soy el Individuo.

Años más tarde concebí unas cosas,

Unas formas,

Crucé las fronteras

Y permanecí fijo en una especie de nicho,

En una barca que navegó cuarenta días,

Cuarenta noches,

Yo soy el Individuo.

Luego vinieron unas sequías,

Vinieron unas guerras,

Tipos de color entraron al valle,

Pero yo debía seguir adelante,

Debía producir.

Produje ciencia, verdades inmutables,

Produje tanagras,

Di a luz libros de miles de páginas,

Se me inchó la cara,

Construí un fonógrafo,

La máquina de coser,

Empezaron a aparecer los primeros automóviles,

Yo soy el Individuo.

Alguien segregaba planetas,

¡Arboles segregaba!

Pero yo segregaba herramientas,

Muebles, útiles de escritorio,

Yo soy el Individuo.

Se construyeron también ciudades,

Rutas

Instituciones religiosas pasaron de moda,

Buscaban dicha, buscaban felicidad,

Yo soy el Individuo.

Después me dediqué mejor a viajar,

A practicar, a practicar idiomas,

Idiomas,

Yo soy el Individuo.

Miré por una cerradura,

Sí, miré, qué digo, miré,

Para salir de la duda miré,

Detrás de unas cortinas,

Yo soy el Individuo.

Bien.

Mejor es tal vez que vuelva a ese valle,

A esa roca que me sirvió de hogar,

Y empiece a grabar de nuevo,

De atrás para adelante grabar

El mundo al revés.

Pero no: la vida no tiene sentido.

domingo, 1 de mayo de 2011

Falsarios

El cuerpo tatuado parece un traje a la medida para la persona que en realidad tiene sangre en las venas.

Propiedad ajena: Antonio Lobo Antunes escritor

" Hay una maquinaria invisible detrás de cada página, que el lector no ve, y no debe verla, porque si la ve, el libro ya no es bueno. Y esa maquinaria sólo funciona gracias a una cosa: trabajo, elemento que hace creíble al relato, vertebrarlo, enlazar sus elementos, organizar la obra, porque si sólo hablamos de emociones en estado bruto, ¡vaya caos! ¿El duende? Bah, sólo creo en el trabajo. "